Abrigarse, cuestión de prevención

abrigarse

Entrenamiento (05/01/2017)

La elasticidad y resistencia de los niños son a menudo sorprendentes para los más mayores. De hecho, es habitual escuchar a los adultos decir sobre ellos que son “de goma”, o expresiones similares que simbolizan su extraordinaria capacidad para resistir los esfuerzos y la práctica deportiva. Pero eso no significa que estén exentos de lesionarse o de tener efectos que a largo plazo serán perjudiciales para su cuerpo si no practican el deporte de la manera correcta.

No ya sólo por el efecto de la fatiga y el sobreentrenamiento que deja su cuerpo completamente ‘seco’ de energías como el de cualquier adulto –puede parecer que no porque su desarrollo físico con la edad da la sensación de neutralizar ese efecto, pero nada más lejos de la realidad-, y que puede acabar dejando sin margen de progresión al niño cuando alcance la plenitud de su desarrollo corporal. También hay otras lesiones, y muchas tienen que ver con errores que son bastante comunes.

Las tendinitis, por ejemplo, son el pan nuestro de cada día en el ciclismo principalmente con las rodillas. Los tendones duelen por muchas cosas: fallos posicionales, arrancadas demasiado bruscas –y ya tienen que ser bruscas para lesionar un tendón en un deporte como el ciclismo, que no tiene impacto-… o ahora, en invierno, por el efecto de las bajas temperaturas, que impide calentar bien al cuerpo y favorece la aparición de estos problemas.

Por eso es importantísimo ir bien abrigados en bici en los meses invernales, aunque no tengamos una especial sensación de frío. Las articulaciones deben ir tapadas para mantener su temperatura en la medida de lo posible. De lo contrario, podemos arrepentirnos y el resultado final es estar varias semanas parados sin hacer lo que más nos gusta por culpa de un error que se puede evitar.

Buena posición, carga justa de entrenamiento para la edad del ciclista y abrigo para mantener la musculatura a su temperatura perfecta. No hace falta más contra las tendinitis. La prevención es vital para esquivar los problemas antes de que lleguen. Y para disfrutar del ciclismo de forma saludable y divertida, que es de lo que se trata.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Todos los campos son obligatorios
Acepto los términos y condiciones